Todas las claves para disfrutar de un picnic en la playa

La playa es uno de los sitios más especiales donde podemos organizar un picnic.

El sol, la brisa, el sonido de las olas y la tranquilidad que se respiran en la playa son difíciles de superar…, pero también debemos tener en cuenta ciertos aspectos para poder disfrutar de este especial momento al aire libre.

Una excusa perfecta para disfrutar de un día de playa, de un bonito atardecer o incluso de una velada romántica

El único inconveniente de comer en la playa es la arena. Obviamente, es evidente que eso no lo podemos ni lo queremos cambiar (si no, no estaríamos en la playa); por ello, cuando se organiza un almuerzo al aire libre en la playa lo mejor es ir adecuadamente preparado con todo lo necesario para disfrutar de la mayor comodidad.

¿Qué debemos tener en cuenta para hacer un picnic en la playa?

Lo ideal es contar con lo siguiente:

  • Una mesita plegable donde podamos colocar los alimentos y bebidas para que no entren en contacto con la arena, ya que si eso ocurre será muy fastidioso y habrá alimentos que ya no se puedan tomar. Por ello, es preferible preparar comidas en casa que se puedan envolver, como un sándwich, un bocadillo o frutas ya lavadas listas para hincarles el diente.

  • Si se dispone de sillas plegables, es el momento de darles uso, pues siempre será más cómodo que comer sobre la arena. Si no se tienen, pues valdrá con una manta bien grande, así será más fácil mantener la arena a raya. En este caso, es preferible una de tejido fresco como el algodón, que pueda posteriormente sacudirse con facilidad y guardarse sin restos de arena

  • Agua. En el caso de un picnic en la playa, cobra más sentido aún abastecerse de una buena cantidad de agua, ya sea para beber, ya para refrescar o enjuagar los alimentos.

  • La nevera tampoco puede faltar. Será imprescindible para mantener las bebidas y los alimentos a buena temperatura.

  • Paños o servilletas. Con ellas y un poco de agua podrás salir del apuro cuando algo se manche de arena.

Y protégete del sol y del calor para estar cómodo

  • Ropa ligera y cómoda. Lógicamente, cuando se va a la playa, además del bañador, el resto de la ropa que se utiliza es ligera y cómoda.

  • Un punto fundamental es no olvidar protegerse del sol antes de salir de casa con la aplicación de una buena crema solar que evite quemaduras indeseadas.

  • Además de ello, debemos portar gorras o sombreros para la cabeza y una buena sombrilla bajo la que cobijarse en las horas más intensas de calor. Durante la jornada debemos volver a protegernos del sol aplicando la crema solar varias veces a lo largo del día.

Ir arriba