Top 3 recetas de sándwiches para llevar de picnic

Decidimos ir al campo a almorzar al aire libre y automáticamente nos ponemos a pensar en qué tendremos que llevar para comer. Pues bien, la manera más sencilla de preparar algo para comer fuera es hacer unos sándwiches. Pero ojo, no es necesario que solo sean de pan con un embutido o con queso. Se pueden realizar auténticos sándwiches gourmet con solo un poquito de tiempo y ganas de comer muy rico.

Entre los sándwiches más usuales para irse de picnic destacan los realizados con pan y algo de embutido, paté o queso en su interior, pero vamos a ir más allá y a sorprender a todos con unos sándwiches deliciosos y diferentes, elaborados en poco tiempo y que todos querrán repetir.

1. Sándwich de ensalada de pollo

«Un clásico pero… con tu toque maestro ; ) «

Para elaborar este sándwich no usaremos pan de molde, sino que nos haremos con unas cuantas rebanadas de pan de pueblo cortadas con un dedo de grosor aproximadamente. De esta forma el pan aguantará mejor el relleno.

En este caso, hemos elegido un relleno elaborado a raíz de las sobras de pollo que tengamos de un día anterior. Se limpian bien de huesecillos y piel y se desmenuza la carne.

Acto seguido lo colocamos en un bol y hacemos la mezcla añadiendo queso parmesano rallado, un poco de apio picadito, pasas o arándanos.

Para aderezarlo se puede optar por el clásico aliño de mayonesa, aunque también se pueden añadir sabores más especiados como un aliño de mostaza al que se le sume un toque de miel y cebolla en polvo.

La mezcla se coloca entre las dos rebanadas de pan de pueblo y ya es cuestión de envolver bien para llevarlo hasta el sitio donde realicemos el picnic.

Si va en nevera, mejor, para evitar que se puedan estropear la mayonesa o la salsa con el calor.

2. Sándwich de salmón ahumado

¿Quién dijo que no se puede comer al aire libre y tomar un rico bocado de pescado?

Este sándwich que os proponemos lleva lonchas de salmón ahumado, a las que acompañaremos con unas lonchas de queso fresco (puede ser también queso de cabra o incluso queso brie) o con un poco de queso blanco de untar.

A estos dos ingredientes principales les añadiremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y lo aderezaremos con unas hojitas de eneldo. El sabor de esta especia y el aceite potenciarán el sabor del salmón ahumado, mientras que el queso, por su parte, suavizará el paladar.

Una mezcla perfecta para utilizarse con un pan de molde grueso multicereales o con semillas y frutos secos, sobre todo si llevan nueces, ya que el bocado será muy especial.

3. Sándwich clásico renovado

«Ideas para llevar tu sandwich mixto al siguiente nivel. Tú pones los límites : ) «

El sándwich de toda la vida, elaborado con pal de molde y con unas lonchas de jamón cocido y queso puede sorprendernos si se le añaden algunos ingredientes más.

Solo hay que ponerle algo de imaginación para convertir un aburrido “york y queso” en algo distinto y sabroso.

Prueba a añadir un poco de tomate cortado en rodajas, algo de ensalada fresca y muy verde y adereza con un toque de mayonesa, o bien con un poco de salsa de yogur o, por qué no, con un pelín de mostaza.

Verás cómo el sabor cambia por completo.

Si el pan de molde tradicional lo sustituyes por esos panes de molde elaborados con granos enteros, integrales y que llevan pepitas de sésamo o de semillas de amapola por encima, o incluso por un croissant grande, entonces tu sándwich se acabará en segundos.

Ah, y si quieres un XXL, entonces añádele una tortilla francesa, quedará muy jugoso y será todo un lujo de sandwich en el momento en el que apriete un poco el hambre en tu escapada.

Ir arriba